RESPETO A LA VIDA

Hoy participé con cientos de universitarios en la marcha Respeto a la Vida que se llevó a cabo en la Universidad de Puerto Rico Recinto de Río Piedras para concientizar  a  que asumamos  un rol activo para combatir la incidencia criminal. Nunca había sido partícipe de una marcha silente y el absoluto silencio me sobrecogió por la intensidad que se percibe en el mensaje.

clip_image001La muerte de Patri (Patricia Hernández Irizarry) como la de otras tantas víctimas inocentes de la violencia,  no solo termina  con la vida de ella sino que termina con la paz de su familia, amigos y sobrecoge a un país que tiene miedo.  Vi a Patri nacer y crecer cuidada y amada como tantos puertorriqueños responsables hacemos con nuestros hijos. También veo ahora los efectos devastadores de una muerte sin sentido y violenta.  Como dice Diego Segurola el novio de Patricia: esta vez viví una de las páginas que hojeamos del periódico,  al tocarme de cerca el dolor de perder una sobrina y ver llorar amargamente casi todos los días a mi hija al perder su prima amada.  Veo a sus padres, tios, hermanos, primos y amigos que hacen un esfuerzo doloroso por recuperarse saludablemente pero marcados de por vida en un instante. Ese dolor no es aislado, lo viven muchas familias puertorriqueñas que han pasado por la experiencia y lo vive Puerto Rico ante el terror de lo que podría ocurrir cada vez que un ser querido sale a la calle.

RV1 RV14

Como es natural he participado de las actividades de la familia, rituales que apoyan y sostienen a sus padres y que necesitamos los que los rodeamos para sentir que podemos ayudar en algo a ese dolor inmenso e irreparable.  La marcha de hoy sin embargo me tocó de manera diferente porque puedo ver a los jóvenes que les ha tocado vivir los resultados de dos generaciones que han puesto intereses políticos y monetarios primero que la Paz y bienestar de un pueblo,  concientizarse y concientizar a otros para buscar soluciones reales a la violencia que se genera de esta debacle de decisiones incoherentes.

Violencia que comienza cuando la observamos en la fila de un supermercado, en un estacionamiento o a conductores gesticulándose unos a otros.  Violencia que es el resultado de tensiones económicas, del corre y corre diario, de que se trastocan las verdaderas necesidades o valores y que culmina en generaciones de niños maltrados y en ese círculo violento,  futuros maltratantes.

Felicito a Diego y a los padres de Patri por su valentía.  Me quito el sombrero,  porque doy fe de una familia que no ha emitido ni una sola palabra o gesto de odio ante una situación tan dolorosa. Gracias a los colegas y amigos que ya sea física o espiritualmente me hicieron saber que estaban presentes. Mi compromiso Patri,  lo tienes desde mis destrezas para lograr el mensaje que se Respete la Vida,   Dios te bendiga amor mío.

Fotos del amigo y colega José Robledo del Seminario Multidiciplinario José Emilio González

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s